Dr Antonio Tapia cirugía plástica

En los 70 llegó el aumento de pecho y el lifting, en los 80 el boom del bisturí, en los 90 la liposucción, en el 2000 los procedimientos mini y hoy nos obsesiona la armonía y el equilibrio. La evolución de la cirugía plástica, según el Dr. Antonio Tapia.

¿Sabías que las primeras prótesis de mama se pusieron en 1895 al nacer el cine? Eran de parafina, caucho y hasta de vidrio, con resultados catastróficos.

Lleva practicándose desde hace un siglo, pero la cirugía plástica era cosa de “artistas” y además, tabú. En 1971 la actriz Phillys Diller lo rompió al reconocer en público que “las únicas partes originales de mi cuerpo son los codos”.
En realidad las primeras intervenciones se realizaron a principios del siglo XIX: lifting, cirugía de párpados, papada y pómulos. Pero hasta los años 70 no empezó a ser algo aceptado. El Dr. Antonio Tapia hace un repaso a la cirugía plástica a lo largo de las distintas décadas.

Los 70´: Aumento de pecho y liftings agresivos

UN PECHO DISCRETO.

A finales de los 60, principios de los 70, se popularizó el aumento mamario. “Las prótesis eran de silicona como ahora, pero solo la cubierta: estaban rellenas de suero o gel (no cohesivo), incluso aceites…se usaban diferentes materiales, pero solo duraban 1 o 2 años, eran de muy mala calidad”, explica el Dr. Tapia. El ideal de belleza no partía de un pecho prominente, excepto en el caso de actrices o modelos.
“Para el resto de mujeres aún estaba mal vista la cirugía estética, así que la clase media/alta, que era la interesada en estos procedimientos, pedían un tamaño de mamas discreto, para que no se notara mucho”, añade el experto.

Los 80´: El gram boom de la plástica

NARICES MINÚSCULAS:

“Los 80 fueron los años en los que se comenzó a pedir mucha rinoplastia (el caso más conocido es Michael Jackson), y todas las narices quedaban iguales: muy pequeñas, hacia arriba, totalmente artificiales. Lo que ocurría es que no había infraestructura para la reconstrucción con cartílagos como ahora, es decir solo se quitaba, no se añadía. Por eso además de grotescas, quedaba como resecsa, sin soporte”.

Los 90´: Y llegó la Liposucción

LA LIPO ESCALA PUESTOS.

La moda y la publicidad empezó a apostar por cuerpos menos voluptuosos, más andróginos y con menos cadera. “Pero España es un país de curvas y la grasa tiende a acumularse a modo de pistoleras”, explica el cirujano. La FDA aprobó la técnica, y Antonio Tapia fue su introductor en España; entonces la aspiración de grasa corporal para remodelar los contornos se convirtió en un procedimiento seguro y eficaz. “Hasta entonces la intervención para quitar la grasa que se hacía era tremendamente agresiva, esta no se aspiraba, se hacía un corte con bisturí y se sacaba, sin más”. Con la aspiración controlada y las mínimas incisiones se consiguió llegar a tantas españolas que por constitución, no conseguían bajar de talla aunque hicieran dieta y se pasaran media vida en el gimnasio.

Menos cicatrices.

“A finales del siglo pasado las cicatrices empezaron a disminuirse, a hacerse más discretas. Por ejemplo en mamas, a menudo se hacían enormes y con forma de T o L hasta el momento, y de esto se pasó a una línea recta en muchos casos (sobre todo en los de aumento). En esa época llegó también el relleno de gel cohesivo para las mamás, el cual seguimos utilizando hoy por ser el más seguro”, añade Tapia.

Técnicas sin bisturí.

“Los peelings, el láser y otros métodos de medicina estética irrumpieron entonces, pero eran todavía agresivos: quemaban la piel”.

Año 2000: Lipofilling y procedimientos “mini”

UN CULO REDONDEADO, RESPINGÓN Y VOLUPTUOSO:

Sin ser un procedimiento muy pedido en España (al contrario que en Lationoamérica), sí se puso relativamente de moda, sobre todo porque el comienzo del nuevo milenio es el momento del lipofilling o injerto con grasa extraída de zonas donde sobra para ser colocada en otras donde falta. “El aumento de glúteos se puede hacer también con prótesis, pero no queda bien, es más habitual y el resultado más natural con grasa propia”.

Procedimientos “mini”.

“Llegaron las técnicas mínimas. Algunos médicos menos experimentados pusieron de moda estos procedimientos por miedo a no saber realizar una técnica completa en la misma intervención, y mucha gente pensó que era mejor opción, cuando un procedimiento, si lo realiza un profesional experimentado, es preferible hacerlo en una sola vez, sobre todo a partir de determinada edad: menos cicatrices, menos intervenciones. Esto, exceptuando el lifting, que realizado por partes sí tiene sentido en muchos casos, porque permite hacerlo a la carta”, añade el experto.

HOY EN DÍA:

El aumento de pecho, el número 1

41.633 intervenciones de aumento mamario en el último año avalan al pecho como prioridad estética de las españolas. “Yo no creo que haya habido oscilaciones en el tamaño ideal en nuestro país, en general siempre me han pedido una talla 90-95. Otra cosa es el mundo de la farándula, donde sí se piden tamaños en ocasiones”.
De hecho, según Antonio Tapia, evolucionamos hacia la armonía estética. “La gente quiere y seguirá queriendo en el futuro un efecto natural, un rostro y cuerpo armónicos”.

drtapia.com © 2009 - All rights reserved by B.U.Design

For emergency cases        34-639-677-608